Bacalao al horno

Recetas de bacalao al horno

Bacalao al horno marinado con miel

La clave para mantener un estilo de vida saludable ha sido experimentar con combinaciones de sabores, probar nuevos alimentos y encontrar lo que funciona para mi paladar. Como este bacalao marinado en miel y un montón de ingredientes más que lo convierten en una exquisitez.

Creo que el bacalao es en realidad un gran pescado para los cocineros inexpertos ya que debido a su alto contenido en grasas buenas, es difícil de que se seque, aunque te pases de cocción.

Bacalao al horno marinado con miel

Y se puede acompañar de cualquier verdura asada o cocida al vapor, he incluso con un arroz integral, perfecto para una comida saludable y ligera.

Estos ingredientes son para 4 raciones:

  • 4 filetes de bacalao fresco
  • 250 gr de miel
  • 120 ml de salsa de soja baja en sodio
  • 80 ml de aceite de sésamo
  • 80 ml de vinagre de manzana
  • 1½ cucharadita de pimienta negra recién molida
  • 1 cucharadita de jengibre recién picado
  • Semillas de sésamo para decorar (opcional)

Instrucciones a seguir

Mezclamos todos los ingredientes, excepto el pescado, en un recipiente amplio con tapa de tamaño mediano hasta que se integren completamente.

Sumergimos el bacalao dentro y dejamos marinar durante 24 horas en el frigorífico. Si es posible, le damos la vuelta a las 12 horas para permitir la distribución uniforme del sabor.

15 minutos antes de empezar a cocinar, precalentamos el horno a 230 ºC con ventilador. Preparamos una bandeja de horno y la forramos con papel vegetal.

Sacamos el pescado del marinado y lo colocamos estirado en la bandeja. Horneamos en el centro del horno durante 7-9 minutos o hasta que el bacalao esté opaco, de color blanco y se separe fácilmente cuando lo pinchas con un tenedor.

Sacamos el pescado y lo servimos en caliente, con unas semillas de sésamo por encima.

Notas.

Hay que calcular unos 200 gr de pescado por persona, de esta forma es muy fácil calcular y adaptar las proporciones.

En la receta he utilizado un bacalao fresco, pero si no disponemos de él, podemos usar uno congelado. Hay un pequeño estigma con el pescado congelado ya que no queda con la misma textura que uno fresco, pero esto no tiene porque ser así si sabes cómo hacerlo.

Puedes tener unos filetes de pescado en el congelador, y sacarlos, untarlos con aceite y hornearlos a 230ºC durante 10 minutos, o hasta que estén casi hechos por completo. Como veis, el tiempo de horneado es un poco mayor, y la temperatura también, esa es la clave de que quede fino y suelto.